Introducción al mejillón

El mejillón es unos animal marítimo que basa su supervivencia en la adhesión natural y el recubrimiento de su concha; un poder de adhesión tan rápido, fuerte y resistente que los mantiene sujetos a las rocas o a otras estructuras marítimas en las grandes corrientes. Su cáscara está compuesta por proteínas y su función es protegerlos de la abrasión y disolución por ácidos marítimos. Y un pedúnculo que tienen, que es una secreción de fibra que protege al animal para cuando llega a la vida adulta, permite que se puedan fijar en los fondos marinos y rocas.

El mejillón que podemos encontrar en toda la costa de la península Iberica el Mytilus galloprovincialis y también es el Mytilus edulis.  Nos fijaremos en el segundo, este animal que se reproduce en grandes superficies de la costa ibérica, y que es capaz de resistir a grandes oleadas, y que puede estar en zonas de marea de escasa profundidad. Es importante ya que se puede adaptar a cualquier terreno, así se puede criar en  terrenos artificiales, como las peculiares mejilloneras de las Rias Gallegas.

Después otro mejillón curioso que podemos encontrar es el Mytilus californianus que es típico en las costas del oeste de América del Norte, característico por encontrarse en grandes grupos y en la zona alta de la marea donde están expuestos a las fuertes oleadas.

Gracias a estas características que tienen estos dos tipos de mejillones que se han comentado, la importante revista The Anual Review of Materials Research utilizó toda su revista (que la publican una vez al año), para hablar sobre estos animales y sus propiedades de cohesión con las rocas y otras superficies en el agua del mar.

¿Cómo un mejillón puede soportar corrientes marítimas y la erosión del agua? ¿Qué es lo que le permite a los mejillones engancharse con tanta rapidez y fuerza en las rocas? ¿Cómo se engancha encima de las rocas cuando está bajo el agua? Eran las principales preguntas que se hacían todos los investigadores que se encargaban de encontrar un nuevo pegamento más resistente y fuerte. Así se fijaron en los componentes del agua del mar que su mayor proporción está compuesta de H2O i NaCl, y una proporción más pequeña de elementos como el Sulfato, el Magnesio o el Calcio. El agua, tal y como afirman los autores del artículo “Mussel- Inspired Adhesives and Coatings”, es tradicionalmente un contaminante para los adhesivos sintéticos, ya que tiene poder de hinchazón, erosión e hidrólisis, en los mismos. Es por este motivo que en una revista de materiales, se muestra tanta importancia hacia estos animales y su poder de adhesión, ya que ha dedicado mucho esfuerzo y tiempo a la imitación de las características esenciales de la química del adhesivo producido por los mejillones. Los estudios que se han llevado a cabo han descubierto importantes estrategias de adaptación que ayudan a evitar el dieléctrico de alta y las propiedades del agua que suelen frustrar la adhesión.

  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: